SIN MÓVIL, NO HAY PARAISO

Por Carlos Hernández

Quiero presentar una queja porque… Como otra más de las múltiples consecuencias colaterales de la pandemia, la empresa pública Renfe, «por seguridad, comodidad y tranquilidad», ha puesto en marcha el denominado «billete personalizado» para la práctica totalidad de sus trenes, salvo cercanías, y para todos los procedimientos de venta, incluido el efectuado en taquillas de estaciones. Establece que «tendrás que facilitar (sic en renfe.com) una serie de datos básicos del viajero, incluido el número de teléfono móvil de contacto».

Además de las más que razonables dudas sobre la congruencia de tal medida con lo que nuestro ordenamiento jurídico dispone sobre la protección de la privacidad e intimidad de las personas en tanto derechos fundamentales e inalienables, surge otra , quizás más grosera pero con contundencia evidente: qué opción tendrán los ciudadanos que no dispongan de teléfono móvil , poseyéndolo sean legos en su manejo o que, sencillamente, no consideren procedente facilitar datos sensibles a terceros . ¿Puede un operador de transporte público privar además de ese otro inalienable derecho a la movilidad al no expender título de transporte a quien no satisfaga tales requisitos?

Evidentemente, uno de los colectivos -que no el único- más afectados es el de los mayores, habituales usuarios del transporte público y , en buena medida, muy alejados de esa condición de «nativos digitales» que parece atribuirse a toda la ciudadanía , haciendo abstracción tanto de edades como, no se olvide, de estatus socio-económico, pues , hoy por hoy, el acceso a los instrumentos y prestaciones de la telefonía móvil dista mucho de ser gratuito. En consecuencia, como secretario de la misma, en nombre y representación de la Directiva de la O.S. Mayores de Izquierdas (MDI) le traslado la presente queja, no dudando en merecer su atención


ANTONIO FERRES. UN HOMENAJE

El sábado 11 de abril falleció en Madrid Antonio Ferres Bugeda, a los 96 años

Una mañana en que le visitaba en su casa de la calle Jaén (últimamente prefería las visitas por la mañana) se me ocurrió decir “después de la muerte de Franco…” Se quedó parado, me miró fijamente y con una media sonrisa (con esa cara de anciano que era casi la de un adolescente) y acercándose a mí como para que no nos oyera nadie (estábamos solos en el salón) y en voz muy baja me dijo “¿Tú crees que Franco ha muerto…?”

Como siempre Antonio veía más, intuía más y era capaz de darle la vuelta a la realidad para desvelar mejor su esencia. Pasará a la historia de la literatura, a esa historia de la literatura mezquina que por aquí se hace, como un representante de la generación realista pero algunos sabemos que lo suyo era la imaginación y que con la imaginación fue capaz de destripar la realidad como algunos, muy pocos, narradores españoles han sido capaces de hacer; como Cervantes, como Clarín, como Max Aub. Y La piqueta es una novela de amor, como repetía.

Ha muerto en la epidemia cómo tantos y tantos españoles de su generación, y esto es una cruel metáfora del tiempo, una metáfora como la que él continuamente mostraba en sus narraciones y en sus poemas, la metáfora de una masa española irrelevante para la historia oficial, los vencidos, aquellos a los que Unamuno llamaba los habitantes de la intrahistoria.

La verdad es que Antonio fue siempre un vencido, desde su infancia en el Madrid bombardeado, en la militancia,  en la clandestinidad, en sus exilios y hasta en su muerte silenciada por la vorágine de la epidemia. Solo en los últimos tiempos y gracias al editor Javier Santillán (ed. Gadir) y algunos pocos más estaba lentamente recuperando su lugar verdadero en la literatura. “La primera vez me fui por política, por miedo, la segunda por hambre”.

La edición de la novela Los vencidos fue prohibida por la censura franquista en 1962, fue publicada en Italia por la editorial Feltrinelli; no se publicó en España hasta el 2005. No creo que nadie se atreva a discutir que Los vencidos sea una de las novelas fundamentales de toda la narrativa española del siglo XX. No publicada en su lengua original hasta entrado el siglo XXI. Así son las cosas.

Cuando volvió en 1976 no esperaba nada “sabía que no me iban a recibir con los brazos abiertos, que no habría homenajes ni nada de eso, que ya nadie leía La piqueta, pero aquel ninguneamiento, aquel ostáculo casi absoluto para publicar…” Los únicos que le hicieron un verdadero homenaje fueron la Asociación de vecinos de Orcasitas. Hay una calle frente al Pradolongo que debería llevar su nombre pero no lo lleva porque el Ayuntamiento tiene como principio no poner a las calles nombres de vivos (sic).

Antonio amaba Orcasitas con todo su corazón. La meseta de Orcasitas es mágica solía decir. También decía ser un maldito en un país maldito es cojonudo. Pudo perfectamente haberse quedado en Estados Unidos como profesor universitario, era realmente apreciado y valorado allí, pero volvió, tal vez ni él mismo supo a ciencia cierta por qué, tal vez no podía vivir fuera de esta ciudad siempre bombardeada y estar junto a Juan Eduardo Zúñiga y que les diera clase de geografía en la biblioteca de Arguelles, sitiado, a los niños: a Elena y a él, como en El horizonte de sucesos… La vida les ha premiado a los dos, Juan Eduardo murió con 101 años el 24 de febrero, Antonio, ahora. Los últimos mohicanos de la posguerra.

O tal vez también volviera para estar con nosotros, seamos quienes seamos, los que no olvidamos, los que no podemos olvidar, nosotros también vencidos, los que no te olvidaremos nunca, Antonio Ferres.

Mientras las bombas siguen lloviendo sobre Madrid.  

Carlos Caballero

12 de abril de 2020


MDI EN LA ASOC. VECINAL CORNISA

Jueves 27 de Febrero

MENTIRAS ECONÓMICAS

Y

DERECHOS  CIUDADANOS

Asociación Vecinal «CORNISA». Algunos momentos de la presentación del libro sobre economía para mayores a cargo de su autor, Vicente González Vicente.
Se hizo una exposición sobre los problemas de la economía actual que sufrimos y sobre algunas de sus muchas deficiencias. También la imposibilidad de que  sus promesas puedan cumplirse, mientras sean los mismos quienes manejen el Sistema.
Un repaso a los derechos y servicios disponibles para los mayores, no todos conocidos, a los que tenemos acceso y que pueden mejorar nuestra  vida. Finalmente hubo un tiempo para la discusión y se repartieron ejemplares de la última edición del libro, “Economía crítica y derechos de los mayores”.

CCOO, sobre las residencias de mayores: «Hay 267.000 plazas privadas y solo 99.000 publicas»

Antonio Castillejo,  Lunes 4 de noviembre de 2019 – 9 minutos

FUENTE: 65YMÁS

Julián Gutiérrez, secretario general CCOO Pensionistas, analiza la situación de los mayores

De cara a las próximaselecciones del 10 de noviembre65Ymás contactó con las principales asociaciones de mayores y sindicatos para recabar su opinión sobre cual ha sido el desarrollo de la situación de este colectivo en nuestro país a lo largo de los últimos cinco años.

Para ello les hemos pedido a todos su opinión sobre los pros y los contras de lo que se ha hecho desde los poderes público y las distintas administraciones en diez cuestiones fundamentales: Sanidad pública; Sistema Público de Pensiones; Dependencia; España vaciada; Soledad no deseada; Red de residencias públicas; Discriminación por razón de edad (Edadismo); Programas de viajes del Imserso; o Envejecimiento activo.

Sanidad pública:

Desde CCOO nos parece muy importante que toda persona, independientemente de su edad, debería tener garantizado el derecho a envejecer a lo largo de su vida en condiciones materiales y sociales dignas. Es cierto que la buena salud y la ausencia de enfermedad son factores imprescindibles para la calidad de vida y el desarrollo de las capacidades de las personas mayores, pero no son los únicos. El envejecimiento activo implica considerar además otros factores, como el bienestar físico, mental y social de las personas mayores.

Desde el punto de vista de la salud, a lo largo de las últimas décadas, la prevención, diagnóstico y terapias médicas han mejorado la salud de la población, a la vez que han permitido aumentar notablemente la esperanza de vida de las personas. Este resultado, que es positivo en términos sanitarios, supone un importante reto de cara a conseguir una esperanza de vida libre de enfermedad, donde se mantengan las capacidades funcionales y la autonomía en el desarrollo de las actividades del día a día, en un contexto mental y socialmente saludable.

Sin embargo, las políticas públicas desarrolladas en los últimos años han incidido negativamente en el sistema sanitario público. Recortes de derechos, copago sanitario, reducciones en sanidad y recursos sanitarios y encarecimiento de los gastos sanitarios de los hogares se han producido cuando más se necesitaba: una población más envejecida, con más pacientes con enfermedades crónicas, con necesidad de mayor gasto en investigación y nuevas terapias, etc. Además, se han producido cambios en el modelo sanitario que no hay que olvidar. Hemos asistido a un cierto cambio de modelo, en el que el sistema sanitario público pasa de ser un sistema asistencial universal a otro basado en la relación laboral, lo que significa que la persona es atendida en la medida que está asegurado o es beneficiario (por su relación con la persona asegurada).

Uno de los indicadores que se suelen utilizar para valorar los recursos sanitarios existentes es el número de camas hospitalarias. Respecto a este indicador, España se sitúa a la cola de la Unión Europea, con 204 camas por cada 100.000 habitantes, lo que supone un 49,6% menos de camas que el promedio europeo.

Sistema público de pensiones:

Las pensiones son el elemento central de las políticas de protección social, pues garantizan las condiciones de vida de las personas mayores. La no revalorización de las pensiones en un contexto de encarecimiento de los bienes y servicios básicos genera la pérdida de la capacidad de compra y la disminución de los recursos de sus hogares. Las intensas movilizaciones de los sindicatos de clase han puesto de manifiesto la importancia que tienen las pensiones en el conjunto de la sociedad. De forma transversal, estas movilizaciones nos han recordado el carácter intergeneracional del sistema de pensiones como instrumento de garantía de rentas. Y han provocado cambios significativos en el sistema de revalorización de las pensiones con una mayor vinculación a la dinámica de los precios.

Además de revalorizar las pensiones y garantizar su poder adquisitivo en el tiempo, es necesario continuar dando pasos para fortalecer el sistema de pensiones de hoy y del futuro. Por ello de cara al nuevo Gobierno hay que garantizar que cualquier medida que se adopte respecto al Sistema Público de Pensiones se tome en el marco del Pacto de Toledo y con acuerdo de los agentes sociales. Esto supone llevar a cabo actuaciones en diversos ámbitos, como la mejora de la calidad del empleo y los salarios, el aumento de los ingresos por cotizaciones o el mantenimiento y la mejora de la suficiencia de las prestaciones. Y esto es importante, porque las pensiones son un instrumento crucial para luchar contra la pobreza.

Dependencia:

España vaciada

La atención de la dependencia es otro de los sistemas públicos que más incide en la vida de las personas mayores, pues potencia la autonomía y permite estar atendido ante diversas situaciones. Aunque ha aumentado su nivel de cobertura en el último año, todavía queda mucho camino por recorrer. En este sentido, es particularmente necesario agilizar el proceso de valoración y eliminar las listas de espera. La espera continuada de las prestaciones deriva en muchas ocasiones en la imposibilidad del ejercicio de este derecho subjetivo. Los servicios sociales también han recuperado el ritmo de crecimiento en el último periodo, aunque se apunta un aumento de las aportaciones de los hogares, lo cual muestra nuevamente que los recortes presupuestarios en servicios públicos redunda en mayores costes para los hogares.

España vaciada:

Existen diversos factores que inciden negativamente en las poblaciones rurales y que aumentan la vulnerabilidad ante el proceso de envejecimiento. La estructura demográfica descompensada por la edad y género, que limita la tradicional atención por parte del ámbito familiar; la dinámica demográfica, que hace que las familias sean menos numerosas y con menos recursos (aunque es en el medio rural donde se mantienen más las relaciones primarias e informales, que afectan a la disminución de la soledad de las personas mayores); o la dispersión del hábitat del medio rural, que implica mayores demandas de ayuda de movilidad. Otros factores igualmente relevantes en el envejecimiento del mundo rural tienen que ver con las condiciones de la vivienda. Aunque la mayor parte de las personas mayores son propietarias de la vivienda, las condiciones de éstas no suelen ser buenas: el 10% de las personas viven en edificios catalogados como ruinosos, malos o deficientes.

En suma, las poblaciones envejecidas en el mundo rural son un importante desafío, pues existen en la actualidad numerosas barreras de cara a desarrollar un envejecimiento activo. Garantizar unos servicios públicos de calidad, tanto de salud como de atención a la dependencia y asegurar la participación social plena en el entorno en el que viven las personas mayores son elementos centrales a tener en cuenta. Es necesario, por tanto, atender a las características específicas del mundo rural, sus necesidades y recursos, así como las formas de convivencia, reparto de los cuidados y relaciones sociales que se establecen en este tipo de entornos. Actuar por un envejecimiento activo supone, al mismo tiempo, luchar contra la despoblación del mundo rural, pues a la vez que se garantizan las condiciones de vida de las personas mayores, se favorece la generación de actividad y empleo, la incorporación de personas jóvenes a estas poblaciones.

Soledad no deseada:

Esta claro que las personas somos vulnerables, en cualquier momento de la vida. Somos, por tanto, interdependientes. De alguna manera u otra vivimos conectados al resto de personas, somos seres sociales. En este sentido, el paradigma del envejecimiento activo señala la necesidad de incorporar la solidaridad intergeneracional, definida como el apoyo mutuo y la cooperación entre las distintas generaciones, a fin de conseguir una sociedad en la que todas las edades tengan un papel en función de sus capacidades y necesidades, garantizando la igualdad de oportunidades, tanto en los recursos económicos como sociales. Por ello, es esencial poner en marcha políticas y medidas concretas que, sobre una base presupuestaria estable, permitan promover la participación activa de las personas mayores en la sociedad así daríamos un paso para acabar con la soledad El envejecimiento de la población no solo es importante desde el punto de vista individual sino que además es central desde el punto de vista colectivo.

La exclusión social, la soledad, la enfermedad, la dependencia o las situaciones de maltrato, son algunas de los principales problemas que es necesario abordar colectivamente. En este sentido, los estereotipos sobre las personas mayores no han hecho otra cosa sino reforzar el papel de sujeto pasivo e individual que en ocasiones se asigna a la vejez. Por ello, es necesario romper con los estereotipos existentes, ampliando el plano colectivo del envejecimiento activo, que debe ser la base esencial de las políticas públicas de las personas mayores.

El envejecimiento activo debe articularse, por tanto, en torno a la eliminación de las brechas de género, la eliminación de las discriminaciones múltiples, la protección social ante situaciones de vulnerabilidad y la participación activa en la sociedad, asegurando en todo momento unas condiciones materiales y de vida dignas.

Residencias de mayores

Red de residencias públicas:

El incremento absoluto y relativo del número de personas mayores, junto a las limitaciones que éstas tienen para el desarrollo de sus actividades básicas en la vida diaria y de sus actividades domésticas, debe conllevar un refuerzo de los sistemas de atención domiciliaria. La caída del ratio de apoyo familiar, el cambio en los roles tradicionales de hombres y mujeres y el fuerte incremento de la demanda esperada deberían implicar un mayor esfuerzo en el desarrollo de la hospitalización a domicilio, la atención domiciliaria desde los centros de atención primaria y los servicios de ayuda a domicilio dependientes de los servicios sociales.

Junto a la atención sanitaria deben promoverse políticas preventivas que disminuyan los riesgos que sufren las personas mayores. Promover la actividad física, actuar sobre los riesgos de fragilidad de las personas mayores, adoptar medidas que reduzcan los riesgos de caídas (el 83% de las muertes por caídas se producen entre la población mayor de 65 años), promover una alimentación saludable y la disminución de consumos nocivos y de riesgo (alcohol y tabaco), y favorecer el bienestar emocional son programas que deben estar integrados en las actividades de los centros sanitarios y sociales en relación con las personas mayores.

Programas de viajes del Imserso:

A lo largo de estos años, CCOO ha defendido y apoyado el programa del IMSERSO ya que se ha demostrado que las aportaciones de dinero público han contribuido a mantener empleo y generar riqueza. Cada euro ha generado, al menos, 1,50 euros, y ha significado ahorro en prestaciones de desempleo e ingreso de cuotas por parte de la Seguridad Social. Además, ha producido gasto de los turistas en servicios complementarios, como la hostelería, trasportes, el comercio, etc. Por lo tanto consideramos que se trata de una buena inversión y que el programa forma parte de las políticas activas de empleo. También contribuye a aminorar la estacionalidad turística en muchos destinos españoles para que estos no se conviertan en desiertos invernales.

Para CCOO el mejor espacio de bienestar para las personas mayores y de generación de empleo es el Turismo Social del IMSERSO, ya que va en beneficio de su salud. En ese sentido, el sindicato va a seguir defendiendo el programa en su doble vertiente, tanto en la mejora en la calidad de vida de las personas mayores como en su contribución a la creación y mantenimiento de empleo de calidad.

Envejecimiento activo

El envejecimiento de la población en España se intensifica cada año que pasa. La población mayor crece y aumenta su proporción con respecto al resto, motivado entre otros factores por el aumento de la esperanza de vida y la caída de la natalidad. Hoy en día, España no sólo destaca por ser uno de los países europeos más envejecidos de Europa, sino además por ser uno de los países en los que este proceso tiene claramente rostro de mujer. Esto supone un importante desafío que es necesario abordar desde el punto de vista de las políticas públicas y el Estado de Bienestar y que será preciso seguir atendiendo en las próximas décadas, pues las estimaciones realizadas apuntan a la profundización del envejecimiento de la población.

Existen diversas formas de afrontar esta realidad. El envejecimiento activo pone el foco en que las personas mayores puedan desarrollar todas sus capacidades a lo largo de su vida, garantizando los recursos y la igualdad de oportunidades, a la vez que se potencia su autonomía y participación activa en la sociedad. Supone asegurar la calidad de vida y el bienestar físico, mental y social de las personas mayores. Esta forma de afrontar el envejecimiento implica igualmente romper con muchos de los estereotipos sobre las personas mayores todavía existentes en la sociedad. Todas las personas envejecemos y no por ello todas enfermamos de la misma forma, ni dejamos de ser activas, ni somos necesariamente dependientes.

De hecho, es preciso remarcar que las personas mayores forman un colectivo heterogéneo, en el que se integran diversas trayectorias vitales y contextos sociales. Existen diferencias por género, por hogar y número de personas con las que se convive, por tamaño del municipio, por nivel de gastos del hogar, por recursos materiales disponibles, etc.

Por todo ello les pedimos al nuevo Gobierno que se prepare una autentica reforma fiscal que busque los recursos suficientes para conseguir un envejecimiento realmente activo.


Ciudadanos y asociaciones defienden reconstruir el memorial de víctimas del franquismo tirado por Almeida para revertir la «humillación»

El pasado mes de noviembre, el Ayuntamiento de Madrid retiró del cementerio de La Almudena las placas con los nombres de los fusilados por el franquismo entre 1939 y 1944
Mediante un manifiesto, exigen «la inmediata reversión del proceso» y que se proceda a la «reconstrucción del memorial conforme al proyecto original»

FUENTE: infoLibre
contacta@infolibre.es @_infoLibre
Publicada el 22/12/2019 a las 16:09 Actualizada el 22/12/2019 a las 17:08

El pasado mes de noviembre, el Ayuntamiento de Madrid liderado por José Luis Martínez-Almeida retiró del cementerio de La Almudena las placas con los nombres de los fusilados por la dictadura franquista entre 1939 y 1944. PP y Ciudadanos justificaron esta decisión alegando que no cumplían con la recomendación del extinto Comisionado de Memoria Histórica de «honrar a todas las víctimas del periodo bélico para evitar nuevos agravios». Desde la Plataforma en Defensa del Memorial del cementerio del Este han lanzado un manifiesto contra el desmantelamiento de este monumento memorial dedicado a la víctimas del franquismo y la resignificación del mismo por parte del actual gobierno municipal.

Esas personas no fallecieron en un «conflicto bélico», sin más, como excusan sendas formaciones: fueron ejecutadas entre 1939 y 1944 en aplicación de las sentencias de unos consejos de guerra carentes de las mínimas garantías procesales, incluyendo el más básico derecho a la defensa.

En este manifiesto, firmado por organizaciones memorialistas, partidos políticos, organizaciones sindicales y sociales, personalidades y entidades de la cultura exigen «la inmediata reversión del proceso» y que se proceda a la «reconstrucción del Memorial conforme al proyecto original». También solicitan que el actual alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, «pida disculpas públicas en nombre del Ayuntamiento de Madrid, a los familiares de las víctimas y al conjunto de la ciudadanía».

«La retirada, que provocó serios daños en algunas de las lápidas, supuso una nueva humillación y la revictimización de los familiares de los asesinados, que llevaban décadas esperando el reconocimiento de la democracia a personas que fueron asesinadas por defender los valores democráticos, derechos, libertades, y justicia social representados por la II República española», aseguran los firmantes. Atacan muy duramente al alcalde de la capital, asegurando que el político «no solo profana los nombres de quienes pagaron el más alto precio en Madrid por defender la libertad frente al fascismo, sino que ha modificado el criterio con el que fue erigido el memorial, cambiando completamente su significación para reconvertirlo en un falso homenaje a la concordia». «Ello supone un castigo post mortem añadido a las familias de las personas ejecutadas allí y un grave atentado a la memoria democrática del pueblo de Madrid y de todos los pueblos del Estado español», critican.

«Es el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid quien manifiesta una actitud autoritaria, revanchista y sectaria», defiende el manifiesto, recogiendo alguna de las críticas que la derecha suele realizar a sus contendientes políticos en materia de memoria histórica. «Es capaz de crear y promover la discordia y el enfrentamiento en una sociedad ajena a sus discursos de odio. Existen en el Estado español docenas de memoriales de reconocimiento a las víctimas del franquismo, con las características del que ha sido desmantelado por el Ayuntamiento de Madrid, algunos de ellos erigidos por gobiernos municipales del partido del señor Martínez Almeida», recuerdan los firmantes.

En el escrito, la plataforma realiza un llamamiento a la sociedad civil para que se adhiera a este manifiesto y «participe activamente» con el fin de «frenar esta agresión (…) contra los derechos humanos, contra la democracia y contra la memoria democrática colectiva».


VI CONCLUSIONES

El desorden mundial
Nuestra respuesta  ciudadana
BIBLIOGRAFÍA

V ECONOMÍA SOCIAL DE LOS MAYORES

Introducción
Pensiones
Nuestra asistencia sanitaria
Ley de Dependencia
Residencias
Servicios y autonomía personal

MATERIALES DE CONSULTA:

Textos académicos/estudios/artículos:

Vídeos:


IV DESARROLLO SOSTENIBLE

Conceptos
Respuesta económica
Enemigos
Pasos inmediatos

MATERIALES DE CONSULTA:

Textos académicos/estudios/artículos:

Vídeos:


III POLÍTICA ECONÓMICA

Principales medios y objetivos
Política Monetaria
Política Fiscal, Presupuesto y Deuda
Otras medidas
Planificación de la economía
Crisis, rescates y recortes

MATERIALES DE CONSULTA:

Textos académicos/estudios/artículos:

Vídeos:


II ESTRUCTURA ECONÓMICA

Introducción, parámetros y PIB
Naturaleza, Estructura de Base y Población
Agricultura, Industria y Servicios
Sector Público
Superestructura
Estructura Internacional y UE

MATERIALES DE CONSULTA:

Textos académicos/estudios/artículos:

Vídeos:


I HISTORIA Y TEORÍAS ECONÓMICAS

Un respeto a la Historia
Antigüedad, Grecia y Roma
Edad Media
La nueva Península Ibérica
Renacimiento y Edad Moderna
Nuestra Escuela de Salamanca
El Mercantilismo
Los Fisiócratas
La Escuela Clásica
El Capitalismo
La Izquierda asoma en Europa
Marx y Engels
Marginalistas y Neoclásicos
El gran siglo XX
El Estructuralismo
Teoría de los ciclos
La Econometría
Keynes
Segundo siglo XX
Este nuevo XXI

MATERIALES DE CONSULTA:

Textos académicos/estudios/artículos:

Vídeos:


Marinaleda: sin huellas del franquismo en su callejero desde 1979

Mientras muchos municipios siguen aún enfrascados en la eliminación de calles con referencias a la dictadura, la localidad sevillana las erradicó hace ya 40 años

Poetas como Federico García Lorca, Miguel Hernández o Antonio Machado sustituyeron a los generales Sansurjo, Varela o Castejón, y la calle Queipo de Llano pasó a ser de Mariana Pineda en el nomenclátor marinaleño

Calle Antonio Machado en Marinaleda

Charo Solís Follow @charosolis22 – Sevilla
24/08/2019 – 19:58h

Calle Antonio Machado en Marinaleda

La damnatio memoriae o condena de la memoria era la costumbre romana de castigar con el olvido a las personas a quienes se consideraba enemigo del pueblo. Ni los emperadores se libraban de correr tal suerte. Inscripciones, monumentos, textos, murales y estatuas eran eliminados para borrar por completo su paso por la historia. En 1979, recién estrenada la democracia local, como aquellos senadores romanos, los habitantes de Marinaleda (Sevilla) fueron pioneros al suprimir de su callejero todo lo que recordara la recién terminada dictadura franquista.

Mientras en otras ciudades y pueblos se limitaron a dar un barniz democrático poniendo una plaza, calle o avenida de la Constitución o de Andalucía, y decenios después aún siguen enfrascados en dar cumplimiento de la Ley andaluza de Memoria Democrática, los marinaleños se anticiparon en asamblea y, apenas cuatro meses después de aquellas primeras elecciones municipales, una veintena de calles del pueblo cambiaron sus nombres.

Así, nada más obtener su primera victoria la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT) liderada por Juan Manuel Sánchez Gordillo, inalterada en estos 40 años transcurridos, brotaron en el nomenclátor la avenida de la Libertad o la plaza de Salvador Allende. Aquel cambio, como recogió la prensa en su momento, fue calificado por el alcalde de un acuerdo “muy sentío”, con el que se venía a pasar página de los errores pasados y avanzar hacia el futuro sin vencedores ni vencidos. Sus argumentos fueron definidos de “grotescos”, “ofensivos” e “indignantes” en editoriales de la época.

Poetas como Federico García Lorca, Miguel Hernández o Antonio Machado sustituyeron a los franquistas General Sansurjo, Varela o Castejón; la calle Queipo de Llano pasaría a ser de Mariana Pineda, y la del General Mola se sustituiría por Boabdil. Simbólicos también serían la aparición en el mapa de la calle Jornaleros (Castiella) o la plaza del Pueblo en lugar de la plaza de España, o las calles de la Solidaridad, la Fraternidad y de la Igualdad. También tuvo su espacio un político local. El último alcalde republicano, Vicente Cejas, que fue fusilado en una era de la vecina localidad de El Rubio, tuvo su homenaje al sustituirse con su nombre la calle dedicada hasta aquel momento al ministro Calvo Sotelo. La transformación del callejero, sin embargo, dejó fuera del proceso a las calles con nombres religiosos.

Nieto e hijo de carteros, Enrique Valderrama no esquivó este destino familiar y también ejerció como tal. Aquel cambio de calles le pilló justo en el paso de su niñez a la adolescencia. “Con diez u once años ya me recorría el pueblo en la bicicleta ayudando a mi padre. Mi hermano y yo repartíamos mientras mi padre hacía una parada en el bar El Churrío”, rememora. Es capaz de decir de carrerilla y sin fallar buena parte de las calles con sus dos denominaciones, la antigua y la nueva. Solo le entran dudas con la plaza de Blas Infante, se muestra absolutamente convencido de que se cambió antes que las demás, cuando aún no era alcalde Sánchez Gordillo, algo del todo imposible por ser el padre de la patria andaluza uno de los fusilados en la carretera de Carmona en el 36. Su mujer, María Jesús Porquera, que también ha trabajado para Correos en Estepa y está en su bolsa de trabajo, es unos años menor y aunque aquello le pilló siendo más pequeña, le corrige y le refresca la memoria: la plaza de Blas Infante fue antes la de la Victoria. Aún así, su marido sigue dudando.
Puertas abiertas

Enrique y María Jesús recuerdan cómo era el reparto de la correspondencia en una época en la que en Marinaleda siempre estaban las puertas abiertas. “Entrabas en las casas hasta el fondo buscando a quien tenías que entregar las cartas y si no estaban, ya volverías más tarde. Era lo normal. La gente se alegraba muchísimo de verte porque las cartas eran de la familia que estaba fuera o del hijo que estaba haciendo la mili. Ahora es distinto, ya sólo llegan del banco, Tráfico o Hacienda”, repasan los dos al alimón. “Hubo una época en la que fui cartero en Écija y me tocó un barrio no muy bueno. Había un gitano que siempre me decía: Cartero, te temo más que a la Guardia Civil”, dice Enrique entre risas.

Este matrimonio postal aguarda en la calle a que llegue su hija mayor con su nieto que apenas acaba de echar a andar. Un niño nacido en tiempos de la tecnología 5G y de lucha contra la brecha digital por lo que difícilmente podrá heredar la profesión de sus abuelos, su bisabuelo y su tatarabuelo.

Al anochecer, en Marinaleda se ven grupos de vecinos sentados charlando a las puertas de sus casas tomando el fresco. Algunos dicen recordar el cambio de las calles, pero no quieren ir más allá de que aquello sucedió hace mucho tiempo. Hay cierto hastío porque el nombre del pueblo siempre aparezca vinculado a Sánchez Gordillo y su forma de gobernar el municipio. En la esquina de la calle Antonio Machado, Isabel, una anciana que no quiere dar sus apellidos, asegura que aquello no fue del agrado de todo el mundo.

“A los mayores no les gustó mucho, además se puso nombres que aquí no se sabía quiénes eran como el Che Guevara. Pero yo me crié en la dictadura, nunca supe si mi padre era de izquierdas o de derechas porque de eso no se hablaba, así que ahora tampoco voy a hablar”, dice con una sonrisa amable. De lo que sí quiere hablar largo y tendido es de sus paseos disfrutando de la brisa nocturna que está ofreciendo este verano, no como las noches del año pasado que asegura que fueron asfixiantes.

El caso de Marinaleda no fue el único de la transición. Menos ríos de tinta hicieron correr los cambios en el callejero de La Campana, pese a duplicar en población a este pequeño municipio de la Sierra Sur sevillana (2.626 habitantes según el padrón de 2018). Tenía más tirón mediático la personalidad de Sánchez Gordillo que el ayuntamiento campanero en manos del PCA. Pero de las críticas tampoco se libró esa corporación municipal que quiso devolver a las calles su nombre original y que durante la dictadura fueron dedicadas al régimen. Las calles volvieron a ser del Médico, Nueva, Larga, o Palma, del Cine o Traviesa y no de los generales Franco, Moscardó o Sanjurjo. Sin embargo, la que más irritó a la prensa conservadora fue la supresión de la vía dedicada a los Hermanos Álvarez Quintero por llamarse a partir de ese momento la calle Katanga.
40 años de gobierno de la CUT

La revolución del callejero de Marinaleda fue uno de los primeros pasos de una corporación que lleva 40 años bajo el dominio de la CUT y de Sánchez Gordillo, que tiene entre sus logros ser el único alcalde sevillano y de los pocos del país que sigue en el poder desde 1979, además de reconocido por su largo historial político y mediático de lucha jornalera, ocupaciones de fincas y de una política de vivienda de la autoconstrucción y de creación de cooperativas enmarcado en un discurso utópico que a veces choca con sus formas y sobre todo, con la oposición.

Ha sido en estas últimaselecciones municipales de 2019 cuando se ha abierto una brecha y ha visto peligrar su hegemonía. Ahora que han concurrido bajo la marca Adelante Andalucía, el grupo local Avanza Marinaleda-Matarredonda le ha echado un pulso pero sin poder arrebatarle la mayoría absoluta por tan solo 44 votos. En estos últimos comicios, de los once concejales que están en juego en este ayuntamiento, 6 se quedaron en manos de la CUT, en el que ha sido su resultado más bajo hasta el momento.

La formación de Sánchez Gordillo, integrada en las siglas IULV-CA hasta febrero de 2015, tuvo su mejor resultado en 1983, cuando consiguió un pleno con once concejales. En las siguientes convocatorias municipales siempre ha oscilado entre los 8 y 9 ediles, dejando al PSOE en la oposición con 2 ó 3, salvo en 2007, cuando los socialistas lograron tener cuatro. La derecha, desde los dos sillones que obtuviera UCD en 1979, solo ha tenido un representante del PP en las elecciones de 1999.

FUENTE: https://www.eldiario.es/andalucia/democraciacercana/democracia_local-ayuntamientos_0_933357112.html


Hasta un chef con estrella Michelin: los restaurantes que sostienen el polémico negocio de Glovo y Deliveroo

  • Deliveroo anunció a finales de agosto el acuerdo con «un restaurante de un chef con estrella Michelin»: Gloria, en Oviedo
  • Pese a las sentencias y actas de la Inspección de Trabajo sobre el uso de mensajeros falsos autónomos por Glovo y Deliveroo, las plataformas cuentan con el respaldo de cientos de restaurantes y varias de las mayores cadenas del país
  • McDonald’s, 100 montaditos, TGB, varias marcas del Grupo VIPS, KFC y La Tagliatella son algunas de las franquicias que reparten con estas apps; otras, como Telepizza, tienen acuerdos con ellas aunque tienen sus repartidores en plantilla

Laura Olías Follow @@laura_olias  –  15/09/2019 – 21:37h

Un repartidor de Telepizza, en una imagen de archivo. EFE

Son tres eslabones de una cadena y, sin sus extremos, no hay negocio. Las plataformas digitales de reparto como Glovo y Deliveroo están en el medio: facilitan los envíos a domicilio de los establecimientos que recurren a ellas (la mayoría restaurantes) hasta las puertas de los clientes finales. Aunque la Inspección de Trabajo persigue su modelo laboral, con numerosas actas por utilizar mensajeros falsos autónomos, las plataformas siguen funcionando y sumando nuevos clientes. El último más sonado: un restaurante de un chef con una estrella Michelin, Gloria, en Oviedo.

Deliveroo ha celebrado el fichaje de Gloria, del cocinero Nacho Manzano, como «el primer restaurante de un chef con estrella Michelin que se incorpora a la oferta» de la plataforma. Con este nuevo acuerdo comercial, la multinacional británica de repartos –servicio también llamado delivery– apuesta por «ofrecer la mayor selección de comida posible a sus usuarios, incorporando ahora una opción Premium para los usuarios de Oviedo».

Ante las denuncias sobre la precariedad y el fraude en la contratación de estas plataformas digitales se suele poner el foco sobre el cliente final, sobre el que se descarga el dilema de si es ético o no comprar en empresas con estas políticas laborales dentro de una lógica de consumo responsable.

Menos frecuente es señalar al otro extremo de la cadena de negocio: los restaurantes.
Qué cadenas reparten con Glovo y Deliveroo

Glovo y Deliveroo son las plataformas que cuentan con más sentencias y pronunciamientos conocidos de la Inspección de Trabajo que declaran fraudulento el modelo de contratación de sus repartidores. Aun así, son la herramienta de reparto a domicilio de muchos restaurantes y de grandes cadenas.

Fuentes de Glovo afirman a este medio que «el volumen de comercios asociados en España, actualmente son 11.700», aunque recuerdan que no todos son restaurantes. En el caso de Deliveroo, desde la empresa sostienen que «trabaja con 6.500 restaurantes en España».

En algunos casos, los restaurantes no repartían a domicilio hasta que contrataron el servicio de estas apps. Es el caso de McDonald’s, que comenzó su servicio de reparto a domicilio McDelivery en 2017 de la mano de Glovo.

El entonces presidente y director general de McDonald’s España, Mario Barbosa, subrayó que estaban «muy orgullosos de por fin poderlo hacer realidad en colaboración con Glovo» y explicó que la «apuesta estratégica» respondía a una de las demandas más frecuentes por parte de los consumidores y a la «ambición por facilitar a todo el mundo momentos de disfrute compartidos».

Desde el año pasado, Glovo dejó de tener la exclusividad de los repartos a domicilio de McDonald’s, cuando Uber Eats comenzó también a ofrecer los productos del gigante de las hamburguesas estadounidense. Esta plataforma digital también cuenta con mensajeros autónomos.

Otras cadenas de grandes grupos de restauración, como 100 montaditos y TGB (The Good Burger) –que forman parte del grupo Restalia–, también han confiado en estas plataformas digitales para llevar sus productos a casa de los clientes. «La compañía ha apostado por acuerdos con Glovo y Deliveroo por la capilaridad y el servicio que ofrecen ya, que se ajusta al perfil de nuestros clientes y que en muchos casos son usuarios de estas plataformas», responden a este medio desde Restalia.
Captura de la página web de The Good Burger sobre posibilidades de reparto a domicilio en una calle del centro de Madrid.

Captura de la página web de The Good Burger sobre posibilidades de reparto a domicilio en una calle del centro de Madrid. Thegoodburger.com/es/

Tanto en 100 montaditos como en TGB los consumidores también pueden pedir comida a domicilio a través de la aplicación Just Eat, que asegura que todos sus repartidores tienen contratos laborales, por cuenta ajena.

Varias marcas del Grupo VIPS, adquirido por Alsea el pasado año, también tienen convenios con estas plataformas digitales: VIPS, Ginos, Fridays, Wagamma reparten a domicilio a través de Glovo y Deliveroo, así como desde Just Eat.

En Grupo Vips explican a eldiario.es: «En la actualidad trabajamos con diferentes compañías para el reparto a domicilio y también contamos con repartidores propios, con el objetivo de ofrecer la mejor cobertura posible y estar allí donde nos lo solicitan nuestros clientes». Y añaden que «el negocio principal de estas marcas sigue siendo el servicio en sala».

Otros ejemplos de grandes restaurantes con acuerdos con Glovo y Deliveroo son, por ejemplo, La Tagliatella, que forma parte de Grupo AmRest, el mayor operador de restaurantes en Europa Central y Oriental, y KFC, franquicia de restaurantes de comida rápida especializada en pollo frito.
Captura de la página web de KFC con los servicios de reparto disponibles para una calle del centro de Madrid.

Captura de la página web de KFC con los servicios de reparto disponibles para una calle del centro de Madrid. KFC.es

Fuentes de KFC explican que en la cadena se «trabaja cada día teniendo en cuenta las necesidades de nuestros consumidores quienes, cada vez más, quieren disfrutar de nuestros productos también en sus casas». Para ofrecer ese servicio, continúan, «a pesar de que actualmente no contamos con repartidores propios, estamos presentes en cuatro de las principales plataformas de reparto de comida a domicilio que nos permiten ofrecer nuestro producto al máximo número de personas a nivel nacional: Glovo, Uber Eats, Just Eat y Restoin».

Además de los gigantes de la restauración, otros negocios más pequeños recurren a estas plataformas investigadas laboralmente, como es el caso de Gloria en Oviedo. Los directorios de restaurantes de Glovo y de Deliveroo permiten consultar, según la localización del clientes, los establecimientos con los que tienen colaboración y pueden pedir los consumidores.
Silencio sobre los falsos autónomos

Cuando se pregunta a los restaurantes por el modelo laboral de estas plataformas, que al fin y al cabo es el de los mensajeros que transportan sus pedidos hasta donde se encuentran sus consumidores, no hay respuestas.

Todas las cadenas y restaurantes que aparecen en este artículo han sido consultados por este medio. eldiario.es ha preguntado por qué han decidido contratar estas plataformas para llevar sus pedidos a domicilio y si las investigaciones de la Inspección de Trabajo y las sentencias sobre falsos autónomos en Glovo y Deliveroo les han hecho replantearse su colaboración.

«En esta ocasión la compañía declina hacer declaraciones», afirman desde McDonald’s. En Restalia (100 montaditos, TGB) sostienen que el grupo «no hace valoraciones de otras compañías por política de empresa. Nuestro objetivo es dar el mejor servicio a nuestros clientes manteniendo la calidad de nuestros productos a un precio smart cost».

Por su parte, el grupo propietario de las cadenas VIPS, Ginos y Fridays evita responder directamente a la pregunta sobre falsos autónomos y se limita a afirmar que «desde Alsea velamos por ofrecer un servicio de calidad que cumpla rigurosamente con la legislación».

Desde la empresa KFC ignoran en su respuesta el tema del modelo laboral de Glovo y Deliveroo y en el caso de La Tagliatella y el restaurante Gloria de Oviedo no han contestado a este medio.
Reparto con una ‘app’, pero con mensajeros contratados

Otros establecimientos ofrecen su servicio de envíos a domicilio a través de Glovo y Deliveroo para aprovechar su proyección y utilizar la aplicación como otra vía para llegar a más clientes, pero estos negocios de restauración cuentan con sus propios repartidores.

Un ejemplo es Telepizza. «Seguimos una estrategia de venta multicanal con el fin de dar respuesta a las necesidades de todos nuestros clientes», explican fuentes de la compañía, con una larga tradición en el reparto a domicilio en España. Así, se pueden realizar pedidos «a través del teléfono, app, web e incluso nuevos dispositivos de voice commerce como Amazon y Alexa».

Los consumidores también pueden pedir comida a Telepizza en Just Eat desde 2016, y en Glovo «desde abril de este año con una experiencia piloto». «No obstante, aunque los pedidos se realicen a través de Glovo o Just Eat, la entrega de nuestros productos la realizamos a través de nuestra propia flota de repartidores», empleados de la compañía, subrayan fuentes de Telepizza.
KKR se hace con Telepizza, con el 56,3%, al renunciar al mínimo de aceptación

Un repartidore de Telepizza, en una imagen de archivo. EFE

Su caso no es el único. Según explican en Glovo, de los 11.700 establecimientos asociados en España a la app catalana, hay 275 que siguen este modelo de colaboración con sus propios repartidores (entre los que habrá de plantilla y como falso autónomo), lo que denominan «marketplace». Fuentes de Deliveroo sitúan este negocio con «restaurantes que ya tienen su propia estructura de reparto» en los 600 establecimientos en la actualidad. «Y está previsto superar los 1.000 para finales de año», apuntan.

También está el caso de la plataforma Just Eat, que no tiene el modelo laboral de autónomos de Glovo, Deliveroo y Uber Eats, y que cuenta con «más de 10.000 restaurantes adheridos» en España. La compañía «trabaja principalmente con restaurantes que tienen sus propios repartidores y, en el caso de los restaurantes que no disponen de servicio de reparto propio, Just Eat les ofrece la posibilidad de gestionar los repartos a través de empresas externas», explican fuentes de la empresa.

Siempre, destacan en Just Eat, la compañía «exige que las empresas colaboradoras tengan a todos sus trabajadores como empleados por cuenta ajena y que, por tanto, cumplen con la normativa laboral vigente». Sobre el modelo laboral de Glovo y Deliveroo, fuentes de la empresa afirman que «no entran a valorar el modelo de negocio de otras compañías», pero sostienen que las recientes sentencias sobre riders en España «indican dudas razonables acerca del modelo por cuenta propia».

¿Y qué dice la patronal? Hostelería de España –a la que pertenecen muchas de las cadenas que reparten con Glovo y Deliveroo a través de su asociación a ‘Marcas de Restauración’– firmó este año con los sindicatos un acuerdo laboral con el que crearon la categoría profesional del repartidor a domicilio, con una mención expresa que incluye a los mensajeros a través de plataformas digitales.

Sin embargo, la asociación empresarial no se posiciona en contra del modelo de autónomos de estas apps. «Si los envíos a domicilio se hacen de manera puntual, no será rentable tener repartidores dados de alta, sino que el empresario recurrirá a realizar los repartos por medio de plataformas con repartidores autónomos», explican fuentes de la organización.

Las dudas radican en si ese modelo de autónomos respeta la legislación vigente. La discusión sigue abordándose en decenas de juzgados de todo el país, a raíz de denuncias de repartidores individuales –con algunas victorias de Glovo– y de la Seguridad Social, y se ha situado como uno de los temas prioritarios del Gobierno socialista en funciones para la futura revisión de la legislación laboral. Hasta entonces, los riders sin contrato laboral siguen repartiendo como el eslabón más débil de la cadena entre los restaurantes, las plataformas y los clientes.

FUENTE: https://www.eldiario.es/economia/Estrella-Michelin-restaurantes-Glovo-Deliveroo_0_939306665.html


Los defensores de la Tierra, en busca de un tratado que obligue a las empresas a cumplir con los Derechos Humanos

Activistas de pueblos locales de Filipinas, Mozambique y R.D. del Congo reclaman a los gobiernos europeos que apoyen la creación de un acuerdo internacional que condene la impunidad con la que operan las grandes trasnacionales.

MADRID
02/06/2019 13:16 Actualizado: 02/06/2019 13:16

ALEJANDRO TENA

“Europa necesita recapacitar y preguntarse si está velando por los derechos humanos y medioambientales”, sentencia Ilham Rawoot, activista medioambiental contra las extracciones de gas en Mozambique. Los intereses económicos de las empresas, en esa intensa búsqueda de la ganancia, parecen ser ajenos a la vida. Tanto es así, que en el último año fueron asesinados más de 300 activistas que defendían sus territorios de las acciones de las empresas occidentales, según el último informe Front Line Defenders.

Los asesinatos se suceden y los nombres van quedando en la historia. Berta Cáceres, Datu Víctor Danyan o Hernán Bedoya son sólo algunos de los protagonistas que murieron por defender los derechos de sus comunidades ante los intereses de grandes corporaciones transatlántica. Rawoot, junto a otros defensores de los derechos humanos ha aterrizado en España para reclamar que los ejecutivos europeos no firmen tratados de libre comercio que permitan a las empresas actuar sin impunidad en países terceros.

“Estamos tratando de concienciar a los gobiernos europeos de que los derechos humanos deben de ser uno de los pilares centrales de cualquier tipo de acuerdo comercial”, explica a Público René Pamplona, defensor de los derechos de los pueblos indígenas en Filipinas. El activista pone el foco en la libertad con la que actúan las grandes empresas en el país sudasiático.

El activista, en declaraciones a este medio, pone al Gobierno de Rajoy como ejemplo de la falta de compromiso con los derechos humanos que tienen los estados occidentales. En concreto cita una de las visitas del exministro de Exteriores García-Margallo, que viajó en 2014 a las islas para velar por los intereses de las grandes compañías españolas que operan en la zona.

Pamplona –junto con Rawoot y Florence Sitwaminya, coordinadora del Centro de Investigación en Medio ambiente, Democracia y Derechos Humanos de la R.D del congo– ha venido a Madrid para sumarse a una campaña contra los tratados de libre comercio e inversión. Acuerdos como el TTIP o el CETA se presentan como una de las mayores amenazas medioambientales y sociales del momento.

Para ellos, la solución pasa por conseguir un Tratado Vinculante de Derechos Humanos que ponga fin a las actividades de determinadas empresas. Unas actividades en ocasiones cuentan con el apoyo de los gobiernos locales, que según explican Pamplona y Rawoot suelen poner grupos paramilitares a disposición de las grandes compañías. «La gente termina en la cárcel o asesinada en masacres», espeta el activista filipino.

Rawoot por su parte, detalla como las extracciones de gas en la costa de Mozambique ha provocado que las sociedades pesqueras de la zona se hayan tenido que desplazar de la zona a varios kilómetros del mar. «Las máquinas han provocado además que no haya peces. Es decir, hay menos peces para comer y más personas en la zona… Eso es un problema», advierte. Esto ha llevado a la gente a movilizarse en el país africano, sin embargo, «es muy difícil articular movimientos sociales en Mozambique porque los poderes tratan de derribarlos de manera inmediata», explica la activista a este medio.

A groso modo, las experiencias que narran estos defensores de los derechos humanos tienen que ver con que «las políticas públicas se están vinculando a las decisiones económicas y a los intereses coorporativos», opina Víctor Barro, experto en Justicia Económica de la organización pon ecologista Amigos de la Tierra.

El próximo mes de junio se dará a conocer el Borrador Uno del Tratado Vinculante de la ONU. En virtud de ello, los activistas reclaman a los gobiernos que tengan en cuenta las consideraciones que aportó la sociedad civil, de la mano de determinadas organizaciones por los derechos humanos, en la redacción del denominado Borrador Cero.

Entre las medidas que se buscan resalta la creación de una corte penal a la que las víctimas puedan acudir cuando sientan que sus derechos como sociedades locales están siendo atacados por los intereses económicos de las grandes trasnacionales. Además, se reclama que «las empresas matrices no se desinhiban de las actividades realizadas por las subcontratas que operan en terceros países», expone Barro, que pone como ejemplo a Shell, compañía a la que se le acusa de haber sido cómplice de violaciones y asesinatos en Nigeria.

FUENTE: https://www.publico.es/sociedad/defensores-tierra-busca-tratado-obligue-empresas-cumplir-derechos-humanos.html


NUESTRAS PENSIONES

ORGANIZACIÓN SOCIAL DE MAYORES DE IZQUIERDAS

NUESTRAS PENSIONES

Ya están más que garantizadas y su futuro dependerá de nuestra respuesta ante esos enemigos que nos vienen diciendo que hay que salvarlas. Pero sabemos de sobra que se salvan a sí mismas.

Además, los mayores somos una fuerza electoral necesaria incluso para esos políticos que obedecen a quienes nos atacan. Sus contradicciones juegan a nuestro favor.

Nuestras pensiones son ya una parte de  nuestra estructura económica y nadie las puede borrar. Se reduciría la “demanda final” llevando a la miseria a millones de gente que dependen directa e indirectamente de tan modestas retribuciones.


 Los “contributivos”, que cotizaron durante años según la Ley, cobrarán su pensión en su debida proporción.  En cuanto a los “no contributivos”, se vieron en situaciones difíciles de regularizar y tienen derecho a envejecer dignamente.

Si a pesar de lo recaudado por nuestro Sistema faltase dinero, para eso está el Presupuesto del Estado, como ya se hace en tantos países de Europa.

ANTECEDENTES

Hace un cuarto de siglo se firmó el Pacto de Toledo para garantizar la viabilidad de nuestras pensiones. Medida algo excepcional, pues no entendemos cómo las pensiones han de estar sometidas a pactos en vez de estar reguladas por una ley, como ocurre con la Sanidad, Educación, etc.

Además se creó el Fondo de Reserva o “hucha” del Sistema para poder hacer frente a los pagos en tiempos de vacas flacas. Era lo más saludable de las cuentas del Estado y estaba protegido por una Ley que obligaba a mantenerlo en forma de Deuda Pública propia y extranjera. Ello evitaba que cualquier irresponsable de una Administración creadora de tanto Déficit, cometiese más ligerezas.

Se llegaron a acumular 66.800 millones de euros en 2011. Pero, llegó el PP con su crisis, su baja de cotizaciones a trabajadores y empresarios y el aumento de pensionistas. Los ingresos bajaron,  los gastos subieron y el déficit de la Seguridad Social fue minando el Sistema. Parecía que la estrategia previa de la derecha de hundirlo, se iba cumpliendo.

El fondo se fue reduciendo hasta tales mínimos que, para atender pagas extras y no dejarlo a cero, recurrieron a préstamos del Estado. ¿Cómo los han contabilizado? ¿Somos los pensionistas sus deudores? ¿Por qué no lo aclaran?

Nuestros enemigos son muchos: la Banca y demás Fondos de Inversión, sus medios de comunicación, los políticos de la derecha y muchos potentados. Recordemos a Solchaga, ministro felipista hoy bien acomodado, que en 1990 entre otros “aciertos”  nos advirtió que para 2010 el Sistema de Pensiones habría ya quebrado. Pero, a pesar de tanto agorero de la derecha, aquí seguimos defendiendo nuestro sistema de reparto.

Ciertos “entendidos”, no dejan de proponer planes privados cuyo Sistema de Capitalización es todo un timo. Por ejemplo, supongamos que alguien gana unos 1.500 € mensuales y puede abonar a su plan privado 200 € al mes. En cuarenta años habrá acumulado, con intereses menos gastos de gestión, unos 100.000 €. que con una esperanza de vida a los 65 años de 20 más, le rentarían una paga mensual de 500 €. ¿Es aceptable? Algo así intentaron en aquel Chile de Pinochet y fue un fracaso absoluto. Esperemos no vernos jamás ante gobernantes de tal calaña.

Sin olvidar el agravio comparativo de la deducción fiscal favorable a las imposiciones privadas a estos planes, que en cambio no se les aplica a los trabajadores que cotizan al Sistema Público.

NUESTRAS PROPUESTAS

Llevamos muchos años planteándolas. El artículo 50 de la Constitución es tan ambiguo, que no especifica cada cuanto tiempo hay que actualizar las pensiones ni respecto a qué. Bastaría con especificar “cada año y de acuerdo con el IPC”. Pero ojo, que aun así seguiríamos igual de pobres, puesto que con ese aumento sólo recuperamos el poder adquisitivo del año anterior.

También resulta que si hay un incremento porcentual del PIB, o sea si  el país aumenta su riqueza, de ello deberíamos también beneficiarnos los pensionistas. Bastaría con  añadirnos una parte de esa mejora económica en cada una de nuestras revisiones anuales. Nuestra reivindicación es nueva, todavía no ha sido planteada por político alguno ni por las organizaciones de pensionistas. Creemos que esta iniciativa, si tiene éxito, hará que la riqueza generada cada año en el país vaya en parte también a los pensionistas, que tanto contribuyeron a crear las bases productivas en que nos movemos.

Otro cambio que exigimos, en línea con los países europeos, es que para poder cobrar no haya que cotizar un mínimo de 15 años. Si yo lo hago sólo durante 14 años, por ejemplo, pierdo todos mis derechos. ¿Quién se queda con mi dinero?. Hay que empezar a cobrar, aunque sea una cantidad reducida, a partir de los 5 años de cotización.

Pero estas reivindicaciones se quedarán en pataleos sin una mayoría parlamentaria que saque adelante las leyes que nos garanticen nuestros derechos.

No dependamos de un pacto, por toledano que sea, que no es una ley y que puede en cualquier momento romperse y dejarnos totalmente desprotegidos. Hay que implantar una Ley Orgánica de Pensiones que desarrolle plenamente el artículo 50 de nuestra Constitución:

EVITAR UN FUTURO INCIERTO

En el que nuestros enemigos serían los propietarios de nuestro Sistema Público de Pensiones y de muchas cosas más. Ellos saben bien que su guerra no la pueden ganar en dos años, pero sí en diez. Les basta con que la derecha siga gobernando, para ir destruyendo nuestro Sistema y su Fondo de Reserva continuando con las tácticas que acabamos de mencionar.

No nos engañemos creyendo que ya están apretadas todas las tuercas de la derecha. Cada poco tiempo, volverán a la carga obedeciendo a los ataques organizados por los poderes económicos nacionales como internacionales. Posibilidades tienen muchas y… que la suerte nos ampare si logran su estrategia. En cuanto a viudas, huérfanos, discapacitados, etc., cualquiera sabe la que también les espera.

Además, quienes carecen de la más mínima visión de futuro y planificación, y ni siquiera saben cómo va a acabar el año, aparentan preocuparse por nuestra Pirámide de Población a 30 o 40 años y su escenario económico.

CONSTRUIR UN FUTURO ESPERANZADOR

Este ciclo económico parece que ha tocado fondo y, en todo caso, no puede ser eterno. Al remontar creará más puestos de trabajo y traerá, si el gobierno responde, cotizaciones más positivas a la Seguridad Social con más superávit. De ello se beneficiaría de inmediato nuestro deteriorado Fondo de Reserva.

Pero no podemos conformarnos con eso. El dinero para las pensiones debería ser mucho más, ya que España solamente gasta aquí el 9% de su PIB, frente al 13% de la Unión Europea. El Presupuesto del Estado que debe atender también este derecho.

Además hay que exigir que se cumpla ese artículo 50 garantizando “la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”.

Nuestra lucha solidaria ha de ir más allá de las Pensiones. Hay que crear empleo digno y estable, reducir la jornada laboral para alcanzar eso de “trabajar menos para trabajar todos”, jubilarnos a los 60, defender lo público en sanidad, educación, residencias, etc. Implantar de una vez esa Reforma Fiscal que acabe con tanto fraude y desigualdades, recuperar una Banca Pública para planificar la economía y su industria, librarnos de especuladores y conseguir así un mundo más justo y feliz para todos.

Mayores de Izquierdas  

C/. Carretas, 33 (3º Izq.) – 28012 Madrid.   (Tel. 917 52 10 55)

<info@mayoresdeizquierdas.org>

web: mayoresdeizquierdas.org