MAYORES DE IZQUIERDAS

NUESTRAS PENSIONES

ORGANIZACIÓN SOCIAL DE MAYORES DE IZQUIERDAS

NUESTRAS PENSIONES

Ya están más que garantizadas y su futuro dependerá de nuestra respuesta ante esos enemigos que nos vienen diciendo que hay que salvarlas. Pero sabemos de sobra que se salvan a sí mismas.

Además, los mayores somos una fuerza electoral necesaria incluso para esos políticos que obedecen a quienes nos atacan. Sus contradicciones juegan a nuestro favor.

Nuestras pensiones son ya una parte de  nuestra estructura económica y nadie las puede borrar. Se reduciría la “demanda final” llevando a la miseria a millones de gente que dependen directa e indirectamente de tan modestas retribuciones.


 Los “contributivos”, que cotizaron durante años según la Ley, cobrarán su pensión en su debida proporción.  En cuanto a los “no contributivos”, se vieron en situaciones difíciles de regularizar y tienen derecho a envejecer dignamente.

Si a pesar de lo recaudado por nuestro Sistema faltase dinero, para eso está el Presupuesto del Estado, como ya se hace en tantos países de Europa.

ANTECEDENTES

Hace un cuarto de siglo se firmó el Pacto de Toledo para garantizar la viabilidad de nuestras pensiones. Medida algo excepcional, pues no entendemos cómo las pensiones han de estar sometidas a pactos en vez de estar reguladas por una ley, como ocurre con la Sanidad, Educación, etc.

Además se creó el Fondo de Reserva o “hucha” del Sistema para poder hacer frente a los pagos en tiempos de vacas flacas. Era lo más saludable de las cuentas del Estado y estaba protegido por una Ley que obligaba a mantenerlo en forma de Deuda Pública propia y extranjera. Ello evitaba que cualquier irresponsable de una Administración creadora de tanto Déficit, cometiese más ligerezas.

Se llegaron a acumular 66.800 millones de euros en 2011. Pero, llegó el PP con su crisis, su baja de cotizaciones a trabajadores y empresarios y el aumento de pensionistas. Los ingresos bajaron,  los gastos subieron y el déficit de la Seguridad Social fue minando el Sistema. Parecía que la estrategia previa de la derecha de hundirlo, se iba cumpliendo.

El fondo se fue reduciendo hasta tales mínimos que, para atender pagas extras y no dejarlo a cero, recurrieron a préstamos del Estado. ¿Cómo los han contabilizado? ¿Somos los pensionistas sus deudores? ¿Por qué no lo aclaran?

Nuestros enemigos son muchos: la Banca y demás Fondos de Inversión, sus medios de comunicación, los políticos de la derecha y muchos potentados. Recordemos a Solchaga, ministro felipista hoy bien acomodado, que en 1990 entre otros “aciertos”  nos advirtió que para 2010 el Sistema de Pensiones habría ya quebrado. Pero, a pesar de tanto agorero de la derecha, aquí seguimos defendiendo nuestro sistema de reparto.

Ciertos “entendidos”, no dejan de proponer planes privados cuyo Sistema de Capitalización es todo un timo. Por ejemplo, supongamos que alguien gana unos 1.500 € mensuales y puede abonar a su plan privado 200 € al mes. En cuarenta años habrá acumulado, con intereses menos gastos de gestión, unos 100.000 €. que con una esperanza de vida a los 65 años de 20 más, le rentarían una paga mensual de 500 €. ¿Es aceptable? Algo así intentaron en aquel Chile de Pinochet y fue un fracaso absoluto. Esperemos no vernos jamás ante gobernantes de tal calaña.

Sin olvidar el agravio comparativo de la deducción fiscal favorable a las imposiciones privadas a estos planes, que en cambio no se les aplica a los trabajadores que cotizan al Sistema Público.

NUESTRAS PROPUESTAS

Llevamos muchos años planteándolas. El artículo 50 de la Constitución es tan ambiguo, que no especifica cada cuanto tiempo hay que actualizar las pensiones ni respecto a qué. Bastaría con especificar “cada año y de acuerdo con el IPC”. Pero ojo, que aun así seguiríamos igual de pobres, puesto que con ese aumento sólo recuperamos el poder adquisitivo del año anterior.

También resulta que si hay un incremento porcentual del PIB, o sea si  el país aumenta su riqueza, de ello deberíamos también beneficiarnos los pensionistas. Bastaría con  añadirnos una parte de esa mejora económica en cada una de nuestras revisiones anuales. Nuestra reivindicación es nueva, todavía no ha sido planteada por político alguno ni por las organizaciones de pensionistas. Creemos que esta iniciativa, si tiene éxito, hará que la riqueza generada cada año en el país vaya en parte también a los pensionistas, que tanto contribuyeron a crear las bases productivas en que nos movemos.

Otro cambio que exigimos, en línea con los países europeos, es que para poder cobrar no haya que cotizar un mínimo de 15 años. Si yo lo hago sólo durante 14 años, por ejemplo, pierdo todos mis derechos. ¿Quién se queda con mi dinero?. Hay que empezar a cobrar, aunque sea una cantidad reducida, a partir de los 5 años de cotización.

Pero estas reivindicaciones se quedarán en pataleos sin una mayoría parlamentaria que saque adelante las leyes que nos garanticen nuestros derechos.

No dependamos de un pacto, por toledano que sea, que no es una ley y que puede en cualquier momento romperse y dejarnos totalmente desprotegidos. Hay que implantar una Ley Orgánica de Pensiones que desarrolle plenamente el artículo 50 de nuestra Constitución:

EVITAR UN FUTURO INCIERTO

En el que nuestros enemigos serían los propietarios de nuestro Sistema Público de Pensiones y de muchas cosas más. Ellos saben bien que su guerra no la pueden ganar en dos años, pero sí en diez. Les basta con que la derecha siga gobernando, para ir destruyendo nuestro Sistema y su Fondo de Reserva continuando con las tácticas que acabamos de mencionar.

No nos engañemos creyendo que ya están apretadas todas las tuercas de la derecha. Cada poco tiempo, volverán a la carga obedeciendo a los ataques organizados por los poderes económicos nacionales como internacionales. Posibilidades tienen muchas y… que la suerte nos ampare si logran su estrategia. En cuanto a viudas, huérfanos, discapacitados, etc., cualquiera sabe la que también les espera.

Además, quienes carecen de la más mínima visión de futuro y planificación, y ni siquiera saben cómo va a acabar el año, aparentan preocuparse por nuestra Pirámide de Población a 30 o 40 años y su escenario económico.

CONSTRUIR UN FUTURO ESPERANZADOR

Este ciclo económico parece que ha tocado fondo y, en todo caso, no puede ser eterno. Al remontar creará más puestos de trabajo y traerá, si el gobierno responde, cotizaciones más positivas a la Seguridad Social con más superávit. De ello se beneficiaría de inmediato nuestro deteriorado Fondo de Reserva.

Pero no podemos conformarnos con eso. El dinero para las pensiones debería ser mucho más, ya que España solamente gasta aquí el 9% de su PIB, frente al 13% de la Unión Europea. El Presupuesto del Estado que debe atender también este derecho.

Además hay que exigir que se cumpla ese artículo 50 garantizando “la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”.

Nuestra lucha solidaria ha de ir más allá de las Pensiones. Hay que crear empleo digno y estable, reducir la jornada laboral para alcanzar eso de “trabajar menos para trabajar todos”, jubilarnos a los 60, defender lo público en sanidad, educación, residencias, etc. Implantar de una vez esa Reforma Fiscal que acabe con tanto fraude y desigualdades, recuperar una Banca Pública para planificar la economía y su industria, librarnos de especuladores y conseguir así un mundo más justo y feliz para todos.

Mayores de Izquierdas  

C/. Carretas, 33 (3º Izq.) – 28012 Madrid.   (Tel. 917 52 10 55)

<info@mayoresdeizquierdas.org>

web: mayoresdeizquierdas.org

 


Todo sobre la nueva ayuda para mayores de 52 años

La nueva ayuda para mayores de 52 años se podrá percibir hasta la edad ordinaria de jubilación y pasa a cotizar por el 125% de la base mínima vigente

Pixabay y LEEROY Agency

El Gobierno ha aprobado finalmente este viernes, en Consejo de Ministros, la nueva ayuda para mayores de 52 años, a través de un decreto ley de medidas urgentes de protección social. Esta nueva ayuda, para desempleados mayores de 52 años que han agotado la prestación contributiva, viene para sustituir al anterior subsidio, que se dirigía a mayores de 55 años. Por tanto, la primera consecuencia es que podrán quedar cubiertos por esta ayuda desempleados que tengan entre 52 y 55 años y que antes debían solicitar otro tipo de subsidios.

***(ACTUALIZACIÓN 1 de Abril de 2019)*** El gobierno ha enviado por carta a los SEPE que se paralice la concesión de ayudas en casos en los que puedan existir dudas por la redacción del decreto. Es el caso de quienes logran acreditar los periodos mínimos sumando el régimen de autónomos y régimen general. El Ministerio de Trabajo ha emitido una nota en la que refiere que el Sepe ha concedido ya el subsidio por desempleo para mayores de 52 años a 32.000 personas desde su entrada en vigor el pasado mes de marzo (pero ha dejado sin aprobar nada menos que 24.000).

Principales novedades de la ayuda para mayores de 52 años

Este nuevo subsidio es similar a aquel al que sustituye (la ayuda para mayores de 55 años), pero mejora las condiciones de acceso y su cobertura. Éstas son las novedades:

  • La cuantía no cambia, ascendiendo al 80% del IPREM, es decir, 430 euros mensuales. Sin embargo, la principal novedad en este aspecto es que todos los beneficiarios la cobrarán íntegra, mientras que con la ayuda previa, quienes accedían a la misma desde un cese de un trabajo a tiempo parcial, percibían la cuantía proporcional a la jornada realizada.
  • La ayuda podrá percibirse hasta la edad ordinaria de jubilación si es que el beneficiario de la misma no encuentra un trabajo (se seguirá exigiendo el compromiso de actividad). La ayuda previa se extinguía cuando el beneficiario alcanzase los requisitos para acceder a la jubilación en cualquiera de sus modalidades, ordinaria o anticipada.
  • Este subsidio es el único que cotiza para la jubilación. La ayuda previa lo hacía por el 100% de la base mínima vigente. La nueva ayuda para mayores de 52 años lo hace por el 125% de dicha base mínima. Las cotizaciones efectuadas tendrán efecto para el cálculo de la base reguladora de la pensión de jubilación y porcentaje aplicable a aquella en cualquiera de sus modalidades, así como para completar el tiempo necesario para el acceso a la jubilación anticipada.
  • Se suprime el requisito de tener 52 años en el momento del hecho causante: «Si en la fecha en que se encuentren en alguno de los supuestos previstos en los apartados anteriores, los trabajadores no hubieran cumplido la edad de cincuenta y dos años, pero, desde dicha fecha, permanecieran inscritos ininterrumpidamente como demandantes de empleo en los servicios públicos de empleo, podrán solicitar el subsidio cuando cumplan esa edad. A estos efectos, se entenderá cumplido el requisito de inscripción ininterrumpida cuando cada una de las posibles interrupciones haya tenido una duración inferior a noventa días, no computándose los períodos que correspondan a la realización de actividad por cuenta propia o ajena. En este último caso, el trabajador no podrá acceder al subsidio cuando el cese en el último trabajo fuera voluntario».
  • Se sigue manteniendo el mismo límite de rentas, fijado en el 75% del SMI. Es decir, el beneficiario de la nueva ayuda para mayores de 52 años deberá acreditar que sus rentas mensuales no exceden los 675 euros mensuales.
  • También se mantendrían los requisitos de acceso en cuanto a cotizaciones, que son: acreditar todas las condiciones de acceso a la jubilación salvo la edad (lo que implica haber cotizado al menos 15 años y por lo menos 2 años en el intervalo de los 15 años previos a solicitar la ayuda). También se tendrá que haber cotizado un periodo mínimo de 6 años por la contingencia de desempleo.

El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social estima que la ayuda alcanzará a unos 380.000 beneficiarios, 266.000 que ya lo perciben y 114.000 que podrán empezar a cobrarlo.

*publicado originalmente el 8 de Marzo de 2019

FUENTE: https://www.jubilaciondefuturo.es/es/blog/todo-sobre-la-nueva-ayuda-para-mayores-de-52-anos.html


La formación de la Comisión del Pacto de Toledo enfurece a los pensionistas

Eduardo Martín Bejarano

Gustavo García

jueves 01 de agosto de 2019, 05:00h
.

El Congreso dio luz verde este martes a la constitución de casi una treintena de comisiones. Los grupos eligieron a los presidentes de estos órganos. Entre ellos, también a la persona que estará al frente del Pacto de Toledo: la socialista Josefa Andrés Barea. La puesta en marcha del órgano parlamentario que abordará el debate sobre el futuro del sistema público de pensiones no ha gustado nada a los pensionistas, que no han tardado en alzar la voz.

“Tenemos la impresión de que toman a las personas pensionistas como lerdas o con pocas luces”. Así lo afirma la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (Coespe), que se pregunta “para qué tanta prisa en crear comisiones parlamentarias si no ha sabido formar gobierno en casi 90 días”. “¿Por qué no ponen sus energías en llegar a un Gobierno de progreso en vez de jugar al parlamentarismo estéril con un mes por delante de vacaciones?”, señala este colectivo en un comunicado en el que deja claro su oposición a este órgano.

“Siempre hemos estado, y seguiremos estando, contra la Comisión del Pacto de Toledo, y ahora con más fuerza”, señalan los pensionistas, que acusan a los partidos de crearla para “ir desmantelando, poco a poco el Sistema Público de Pensiones, introduciendo los planes de pensiones privados como complemento de la ‘insuficiente’ pensión pública que los distintos gobiernos han mermado”. Las críticas de la Coordinadora no terminan aquí.

Este colectivo insiste en que la Comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo es “obscurantista”, ya que “no se conocen las posiciones de los partidos en los debates”. “Es tan inútil”, continúan los pensionistas, “que, cuando el gobierno de turno decidió no cumplir el Pacto de Toledo, no lo cumplió”. Por todo ello rechazan este órgano y abogan por una Ley de Pensiones de la Seguridad Social “en la que se consolide un sistema de reparto, universal, solidario entre generaciones y comunidades, con unas cuantías para que se pueda vivir dignamente y garantista en sus prestaciones y revalorizaciones”.

Coespe también pide a los diputados y a los integrantes del Gobierno en funciones que “no nos mientan”, ya que están hartos de “promesas engañosas”, como la de que “garantizan por un lado la subida de las pensiones al IPC y por otro lado que rebajan sus cuantías con el factor de sostenibilidad introducido ya por Zapatero en 2011”. Sin olvidar, que las reformas laborales “que nos han llevado a esta situación” aún no se han derogado, tal y como se prometió.

Solo les preocupan sus cuotas de poder y bienestar”, lamenta este colectivo, que avisa de que “haremos lo imposible para que las cosas cambien”. Y es que, con la constitución de casi esta treintena de comisiones los diputados se han asegurado cobrar un ‘plus’ antes de las vacaciones. Según El Español, este ‘extra’ por formar parte de alguna de las mesas está entre los 740 y los 1.500 euros neto dependiendo del puesto.

La Comisión del Pacto de Toledo ha estado rodeada siempre de polémica. Muchas han sido las reuniones de este órgano y pocas las conclusiones. Es más, este órgano acabó la pasada legislatura en ruptura con duras críticas entre los grupos.

FUENTE: https://www.elboletin.com/noticia/174998/nacional/la-formacion-de-la-comision-del-pacto-de-toledo-enfurece-a-los-pensionistas.html


Banco de España: los trabajadores pobres deben vivir como pobres

Eduardo Madroñal Pedraza[1]

El Banco de España acusa a los trabajadores pobres de “vivir por encima de sus posibilidades” y es lícito preguntar si es el Banco de España o una sucursal extranjera.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos[2], ha lanzado un triple ataque contra los trabajadores y el resto de la mayoría social en España; ha acusado a los “trabajadores pobres” (los que no ganan suficiente para satisfacer sus necesidades básicas) de “vivir por encima de sus posibilidades; ha exigido al próximo Gobierno que haga una “reforma de calado” de las pensiones, bajando su cuantía actual y futura; y ha defendido la no limitación del precio de los alquileres.

¿Qué objetivos tiene este triple ataque?
¿A quién sirven las autoridades del Banco de España?

Hace meses que se habla de una nueva crisis económica mundial, y en especial europea, y la mayoría social española tiene derecho a saber qué se busca diciendo que en España, ante una nueva crisis, “el principal problema es el endeudamiento y la caída del ahorro de los hogares con menor nivel de renta” cuando en realidad impulsa el consumo y la actividad productiva.

Debemos entender que se trata de culpabilizar a la mayoría de la población para que acepte un mayor grado de saqueo -con nuevos recortes en gastos sociales, en inversiones estructurales y en zonas rurales- exigido por la Comisión Europea.

Mientras en España crece la lucha contra los recortes, cabe preguntarse si defienden las autoridades del Banco de España los intereses de potencias extranjeras.

El segundo blanco han sido las pensiones públicas. Las autoridades del Banco de España apoyan el deterioro de las pensiones presentes y futuras, con las consabidas recetas del “retraso de la edad de jubilación, y el ajuste de la cuantía de la pensión a la esperanza de vida y al crecimiento del producto interior bruto”.

Mientras, cada vez más masiva y ampliamente, por toda España se exige lo opuesto, el blindaje constitucional de las pensiones como derecho fundamental, cabe preguntarse si el Banco de España defiende los intereses de los fondos privados de pensiones, dominantemente estadounidenses.

El tercer ataque ha sido la oposición a limitar el precio de las viviendas alquiladas cuando los inquilinos de menor renta están destinando el 50 % de sus ingresos en el pago del alquiler, y cuando fondos de inversión como Blackstone y Cerberus, norteamericanos, y otros europeos, se han apoderado del mercado de pisos de alquiler a precio de ganga.

Mientras la exigencia ciudadana de alquileres asequibles se extiende por toda la geografía española, cabe preguntarse si el Banco de España defiende los intereses de los fondos de inversión extranjeros.

Por último, hace unos meses el Banco de España apoyó el ataque del FMI a la tímida subida del salario mínimo, afirmando demagógicamente que así se destruirían más de 150 000 empleos. También ensalzó “los beneficios de las fusiones entre bancos españoles y extranjeros”, entre ellos Bankia.

España no tiene un Banco de España que la represente, lo que tiene es una sucursal de las potencias extranjeras hegemónicas, EEUU en el mundo, y Alemania en Europa.

  1. Eduardo Madroñal Pedraza es profesor de instituto en España.

  2. Pablo Hernández de Cos fue nombrado presidente del Banco de España por el Gobierno de Mariano Rajoy en un decreto que se publicó el 31 de mayo de 2018, antes de que la moción de censura del 31 de mayo y 1 de junio de 2018 lo desalojaran de la Moncloa.

FUENTE: https://periodistas-es.com/banco-de-espana-los-trabajadores-pobres-deben-vivir-como-pobres-129186


Bruselas plantea a España un ajuste de las pensiones iniciales para corregir el agujero de la Seguridad Social

Foto: Eduardo Martín Bejarano

Dice que hay que abordar la «adecuación» de los ingresos de los futuros jubilados

El Consejo de la UE ha emitido unas nuevas recomendaciones específicas para España relativas a su Programa de Estabilidad para 2019, entre las que advierte de la necesidad de adoptar “medidas compensatorias” frente a la vuelta a la revalorización de las pensiones con el IPC y el retraso de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, llamado a modular las pensiones iniciales para hacer sostenibles las cuentas de la Seguridad Social.

Más en detalle, el documento plantea la necesidad de “abordar tanto la cuestión de los ingresos de los futuros jubilados, que constituye el principal reto, como la de la duración y la integridad de sus carreras laborales”. Esto sugiere la posibilidad de ajustar las pensiones iniciales (en la línea del factor de sostenibilidad) y alargar la vida laboral de los trabajadores, si no retrasar la edad legal de jubilación, en un contexto de altos desempleo.

Y es que el documento, fechado el pasado 2 de julio, prevé una desviación significativa en términos de déficit estructural en España en 2019 y 2020, y pone en tela de juicio las previsiones de ingresos recogidas en el Programa de Estabilidad para este año a la espera de un nuevo Presupuesto, para el que antes hace falta que se configure el nuevo Gobierno.

El programa del Gobierno ya admite que no se alcanzará el equilibrio presupuestario de aquí a 2022, como tampoco una reducción de la deuda pública al 60% del PIB que exigen los tratados, sino hasta el 88,7%. Más aún, prevé un lento aterrizaje del déficit estructural, el que tiene en cuenta las partidas recurrentes del gasto e ingresos, como las pensiones.

Esto choca con la recomendación de Bruselas de hace un año, cuando instó a España a reducir el déficit estructural un 0,65% del PIB en 2019, con un incremento del gasto público no superior al 0,6%.

Para 2020, en vista de los escasos avances, la UE ha vuelto a pedir a España el mismo ajuste, pero con un límite al crecimiento del gasto del 0,9%. Ahora bien, advierte de que “si no se producen cambios en las políticas”, para lo que de nuevo hace falta que se conforme el Gobierno, “existe un riesgo de desviación significativa con respecto al ajuste presupuestarios requerido en 2020”.

Una de las razones por las que el sistema de pensiones está sufriendo en términos de liquidez y por los que España no es capaz de crecer aún más, recaudar mayores cantidades y destinar estas ganancias a la reducción de la deuda y el déficit es que sus niveles de paro son aún altos y el empleo adolece de una alta temporalidad y baja productividad.

Mientras que el Gobierno se congratula de que la afiliación a la Seguridad Social se encuentra en máximos históricos, la UE señala que la tasa de paro (que ronda el 14%) aún es elevada, y critica el alto grado de segmentación entre los contratos temporales y los indefinidos.

Además, considera que los servicios públicos de empleo siguen tramitando una proporción baja de las vacantes de empleo y que “es necesario realizar más esfuerzos por mejorar su utilización en la búsqueda de empleo y la colocación”. En particular, llama la atención sobre la falta de “implicación” de los empleadores en algunas regiones, y el retraso de los instrumentos de elaboración de perfiles para poner en contacto a los solicitantes de empleo con las empresas.

Antes de cerrar el capítulo del empleo, Bruselas hace un importante llamamiento al Gobierno para que profundice en el diálogo social con patronal y sindicatos. “Sigue existiendo margen para que las consultas sean más profundas y oportunas”, subraya.

Desaconseja el subsidio para mayores de 52 años

Mientras se debate sobre la mejora de los incentivos a la contratación, el 6,4% de la población activa sigue en situación de desempleo de larga duración.

Bruselas se refiere a las recientes mejoras en la cobertura y protección de este colectivo, en especial a la recuperación del subsidio para mayores de 52 años. Advierte de que “puede socavar los incentivos para trabajar”, del mismo modo que las disparidades entre los regímenes autonómicos de renta mínima y los límites para trasladarlas de un territorio a otro también “reducen los incentivos a la movilidad laboral”.

Al final de esta cadena de carencias, el Consejo de la UE advierte de que el fuerte impulso reformista entre 2012 y 2015 se ha frenado y “el cambiante contexto político experimentado durante el pasado año ha contribuido un año más a progresos limitados en la aplicación de las recomendación específicas de años anteriores”.

En cambio, recuerda que “la actual situación económica favorable ofrece una oportunidad para acometer las reformas necesarias pendientes con vistas a lograr que la economía española sea más resiliente y a aumentar el crecimiento de su productividad”.

FUENTE: https://www.elindependiente.com/economia/2019/07/10/bruselas-plantea-espana-ajuste-las-pensiones-iniciales-corregir-agujero-la-seguridad-social/


El psiquiatra al que temían Franco y Felipe González

Enrique González Duro. Manolo Finish
Aníbal Malvar

Madrid | 30 de Junio de 2019

«En los manicomios del franquismo, el tratamiento era básicamente el electrochoque y el choque insulínico, todo dirigido por la santa monjería»

Enrique González Duro lleva 55 años dedicado a la psiquiatría. Aparte de numerosos libros teóricos, ha publicado varias biografías psicológicas de personajes como Francisco Franco, Fernando VII, Jesús de Polanco y Felipe González. La última de ellas se titula Leopoldo María Panero. Locura familiar.

González Duro trató –tanto personal como profesionalmente– al poeta maldito por excelencia de la España última, hijo de escritor franquista, dandi homosexual de la transición, después carne de manicomio y de la prensa poco escrupulosa.

“Me odiaba, pero venía al despacho a pedirme 500 pelas”, recuerda. Hubo una época en que González Duro se sintió “el temido” (son palabras suyas), cuando sus intentos de reformar la psiquiatría en España le llevaron a enfrentarse al franquismo y, más tarde, a Felipe González.

Tú llegas a la psiquiatría franquista aún heredera de las directrices del Mengele español, el inefable Juan Antonio Vallejo-Nágera, una especie de doctor loco y torturador que intentaba encontrar una explicación psiquiátrica al hecho de ser marxista.

Vallejo-Nágera ya había muerto cuando me licencio en 1964. En mi época, la psiquiatría española ya estaba totalmente controlada por Juan José López-Ibor. Fue el sucesor de Vallejo-Nágera. Controlaba las oposiciones a cátedra y las instituciones públicas, los tribunales, los nombramientos. Era un cacique absoluto. Tenía una visión muy clásica del tratamiento psiquiátrico. Pero la psiquiatría, que estaba en una situación miserable, al menos empezaba a recibir algo de dotación económica con el primer plan de desarrollo.

También aparecen profesionales más abiertos, incluso ideológicamente, como Carlos Castilla del Pino, comunista, que empieza a publicar los primeros libros en los años 60. Era una especie de luz abierta, aunque ahora ha caído en el olvido. Conectaba una visión social psicoanalítica y situacional. Hoy está bastante olvidado, porque tenía más relevancia su aperturismo que su contenido.

¿Cómo era la psiquiatría franquista que te encuentras?

Cuando era estudiante de Medicina, me fui al manicomio de mi pueblo, Jaén, para ver cómo era, para enterarme. Me enseñaron lo peor. Vi a niños atados a árboles. Una cosa espantosa. Enfermos vestidos con una especie de mandilón que cagaban en el suelo. Te enseñaban lo peor porque te consideraban un competidor. Los psiquiatras de entonces vivían sobre todo de la psiquiatría privada. El que tenía dinero se pagaba una consulta particular. En los manicomios no atendían porque les pagaban muy poco. Estaban allí para ponerlo en las tarjetas profesionales y en las placas de sus consultas privadas. Los manicomios estaban realmente en manos de las monjas y de los carceleros, los auxiliares, a los que elegían por la fuerza que tuvieran, todo músculos.

¿Qué tipo de tratamientos eran habituales?

El tratamiento era básicamente el electrochoque y el choque insulínico, todo dirigido por la santa monjería. Más que curativo, el tratamiento era represivo para calmar al paciente. Eso de las monjas de los manicomios lo tuve que sufrir yo, incluso ya en 1983. No veas tú cómo se ponían las monjas. Eran un factor de retraso tremendo. Tenían todo el poder delegado de los directores de manicomios. Les daban cuatro instrucciones y luego las monjas hacían con los internos lo que les parecía.

Supongo que los jóvenes psiquiatras os sentíais decepcionados al encontraros ante esa realidad profesional.

Nosotros intuíamos, por libros que llegaban de Argentina, por algunas informaciones europeas y por otra serie de cosas, que fuera de España había un importante movimiento de reforma de la psiquiatría. En Inglaterra sobre todo. Por eso mucha gente se iba a Inglaterra a encontrarse con médicos y psiquiatras de ideas nuevas. Lo decisivo era que la psiquiatría que se hacía aquí no nos gustaba, y que desde el Estado empezaba a fluir dinero, porque en el plan de desarrollo se incluía una partida presupuestaria. Pero era una partida sin planificación, caótica. España quería entrar en la Unión Europea, y para lavar su imagen se invirtió mucho en manicomios. Para nuestra generación eso acabó trayéndonos los primeros contratos con dedicación exclusiva. Se contrata a médicos jóvenes y, al ver cómo funciona aquello, no podemos soportarlo. Es cierto que los manicomios se habían reformado arquitectónicamente, pero en el aspecto de tratamientos seguían siendo lo mismo que lo que vi yo en Jaén cuando estudiaba. Y, claro, nos rebelamos.

LEER COMPLETO EN: https://ctxt.es/es/20190626/Politica/27024/enrique-gonzalez-duro-psiquiatria-franquismo-leopoldo-maria-panero-anibal-malvar.htm?fbclid=IwAR1Wb_HDxIfCgk5wRFzmSf5BGyrm3A-GUE1kAsDo_haO-O2qjC3lx_eIb4I#.XRjhWhBkwzM.facebook


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar